ALBRECHT DÜRER, LA PEQUEÑA PASIÓN

By 19 febrero, 2019Exposición temporal

Albrecht Dürer nace en la localidad de Nuremberg en 1471 en el seno de una familia de origen húngaro. A los 15 años ingresa en el taller de Michael Wolgemut, dónde conocerá las técnicas de la xilografía y la edición, iniciando así un camino que le emancipará de las técnicas tradicionales que el arte había utilizado hasta entonces.

La invención de la imprenta y la influencia artesana familiar serán los dos elementos claves para el temprano desarrollo de las dotes artísticas de Dürer así como su interés por el grabado. No obstante, también destacará por ser un gran pintor y dominar técnicas como el óleo y la acuarela.

 

En el Gaudí Exhibition Center, podrás disfrutar de una serie de grabados monocromáticos en pequeño formato con motivo de la Pasión de Cristo. Este conjunto se publicó por primera vez en 1513, como parte de un libro de páginas sueltas con un total de dieciséis estampas. Las dimensiones de estas estampas varían entre 115 mm y 120 mm de largo por 75 mm de ancho. Esto se debe, no solo a las capacidades del papel de la época, sino también a la técnica utilizada, la punta seca sobre láminas de cobre en las cuales se dibuja aplicando incisiones con un buril. En este caso, Dürer utilizó un buril de punta muy fina logrando así esta cantidad de detalles en miniatura. Uno de los aspectos a destacar de esta técnica es que no permite la reproducción seriada del grabado, ya que el cobre se desgasta con la presión que se ejerce en él al hacer la estampa. Aun así, esta técnica es la única que permite la precisión que Dürer consigue.

 

El relato sobre La pasión de Cristo, ilustra los sucesos previos a la santa cena, la muerte y la resurrección de Cristo. Este motivo iconográfico ha sido ilustrado innumerables veces en la historia del arte y suele tener un esquema de motivos y escenas muy marcado. Este esquema es seguido por Dürer dotándolo de una nueva personalidad y expresión.

El relato se inicia con la figura de Cristo como Varón de los dolores, gravado al que le sigue un Cristo en el monte de los olivos también llamado popularmente el huerto de Getsemaní, donde Jesús oró antes de ser arrestado. A continuación, observamos el prendimiento de Cristo, donde Dürer nos muestra una escena caótica prácticamente de batalla, seguida de Cristo frente Caifás y Cristo ante Pilato. La flagelación, se nos muestra como una escena violenta, con un Cristo vulnerable y moribundo, del mismo modo que la escena de la coronación de espinas o el Ecce Homo. Estas escenas preceden los momentos previos a La crucifixión y a los sucesos anteriores a ella, así como los posteriores, la Lamentación, el Entierro de Cristo, el Descenso de Cristo al Limbo y la Resurrección.

La serie finaliza con un grabado que hace referencia a San Pedro y San Juan en la puerta del templo. Cabe destacar que este grabado ha suscitado dudas y controversia en el ámbito del estudio de la historia del arte. Erwin Panofsky, un importante historiador del arte, opinaba que se trataba de una estampa que sirvió para cuadrar los pliegos de cuatro hojas o bien para comenzar una serie en torno a los Hechos de los Apóstoles. No obstante, este original no aparece en las reproducciones que hizo posteriormente de la obra. Esto pudo ser debido a que, tal y como se ha mencionado previamente, los recursos de reimpresión del grabado en cobre son escasos, ya que se va desgastando la lámina a medida que se reutiliza.

 

La pasión pequeña es, en definitiva, un homenaje a la figura de Cristo que resalta el carácter espiritual y la dignidad del personaje. A lo largo de toda la serie Dürer muestra a una figura de Cristo mucho más humana, vulnerable, y al mismo tiempo llena de majestuosidad en los momentos de gloria. Vemos en Dürer un cambio en la representación del personaje que sigue a los conceptos básicos de la nueva corriente religiosa que corre por Nüremberg y por los territorios germánicos: el protestantismo. Así mismo, en esta exposición podemos apreciar la minuciosidad de un gran artista con una perfección exquisita utilizando una técnica innovadora.

 

Si quieres saber más, en la muestra que ofrece la exposición Durero: el Maestro del Renacimiento podemos ver el último grabado exclusivo en las salas del Museo Diocesano-Gaudí Exhibition Center junto con los demás grabados originales. Además, con la misma entrada podrás disfrutar del resto de obras de Dürer que se ofrecen en el Reial Cercle Artístic y la Sala Capitular de la Catedral de Barcelona.